Col·labora

Vols col·laborar i donar el teu suport a La Calamanda? Volem continuar informant-te i complir amb un gran repte: el de oferir-te una informació de qualitat i independent.

Necessitem de tu i de gent que crega amb aquest projecte. Informa't

Caixa Vinaròs: 95 3174 5899 9420 4185 8016

Caixa Rural Benicarló: IBAN ES63 3162 1299 2916 3740 8715


606 85 34 89 // 652 95 35 31

parole, parole

Una planta milagrosa

Una planta milagrosa

Ni mi jardín ni mi vida han sido nunca un ejemplo de orden ni planificación, así que pensé que aquello sería parte de un plan genial de algún aspecto desconocido del universo que se revelaría a su debido tiempo

 

Jesús Arnau Fresquet. Especialista en jardinería ecológica. Escritor. 

 

En una incierta época en la que aún no se hablaba de la crisis, había en los confines del Cami Alcala de Benicarló, un poeta del automóvil llamado Paco Narro. Era,  además el ultimo sobreviviente de la raza extinta de los mecánicos honrados. Esta valerosa estirpe había florecido en la época en que el tiempo de los humanos no se media en horas ni el beneficio prevalecía sobre las charlas con los amigos.

Como era de esperar ganó poco dinero y un montón de amigos que conserva a pesar de que ya no les arregla el coche.
Fue en esa era mítica en la que un día vino a verme a mi casa. Tomando una infusión, como manda la tradición, extrajo de su macuto una plantita de aspecto vapuleado.

Me comentó que era una planta milagrosa en lo que se refería a todo aquello vinculado a los problemas de riñón-
Añadió que cuando su suegro tenía algún problema de formación de piedras, arenilla o lo que fuera, se tomaba una infusión que lo dejaba “ com un rellotge”.

El amigo mecánico insistía, afirmando que era “Oli en un cresol” .  Me pidió que se la dejara plantar en algún rincón del jardín. Mi respuesta fue que hiciera lo que quisiera. Lo cierto es que yo no tenía ningún problema con mis riñones.
Al cabo de un tiempo la planta colonizo todo el jardín con su naturaleza expansiva. Era una auténtica pionera, con una raíz vivaz que iba sacando estolones y muy prolífica con las semillas.
Recuerdo que pensé, “hay que ver, con lo inofensiva que parecía y mira el merder que ha armado”.

Ni mi jardín ni mi vida han sido nunca un ejemplo de orden ni planificación, así que pensé que aquello sería parte de un plan genial de algún aspecto desconocido del universo que se revelaría a su debido tiempo.

Tuvieron que pasar más de veinte años hasta que hace poco, la Revista Discovery salud publicó un artículo que afirmaba que la plantita tiene un nombre latino “Lepidium latifolium”. Además, informaba que ha sido “descubierta” por Soria Natural como la maravilla desintoxicadora del cuerpo.
Con la planta como ingrediente principal, sumada a algunos extractos más de otras plantas y gracias a su poderío desintoxicador, te arregla de la cabeza a los pies pasando con especial dedicación por la próstata y los riñones. “Mira tú por donde”, me dije yo a mí mismo.

Mi jardín, gracias a mi filosofía del “vive y deja vivir”, sigue lleno de lo que siempre se ha llamado por aquí “herba pedrera”, y me invade el remordimiento al pensar lo desintoxicado que podría estar yo ahora, lo juvenil que se podía haber conservado mi próstata y lo relucientes mis riñones, de haber confiado más en la amistad y en la sabiduría del pueblo.

Me han dicho de buena fuente que en el año nuevo Rajoy pondrá un impuesto a las infusiones que curen o alivien excesivamente, para compensar a las farmacéuticas por las pérdidas que se puedan derivar.
Aprovechando que aún son gratis voy a hacerme una infusión que voy con veinte años de retraso y cualquier día mi sufrida próstata me lo echa en cara.

 

 

La Calamanda no es fa responsable de les opinions emeses a través dels articles dels col·laboradors o de les declaracions dels invitats, ni les acceptem com a nostres ni tampoc tenim perquè compartir-les. Queden, per tant, emmarcades en el dret a la llibertat d'expressió, un dret que tampoc no contempla insults ni desqualificacions personals, més enllà del que implique una crítica a una gestió determinada.